Pensamiento del Papa Francisco sobre la centralidad evangélica de los pobres y los más pequeños

Hay muchos textos que sirven de punto de referencia para entender la nueva actitud del Papa Francisco. Como Mozart en la música, él es creativo y renueva de modo diverso los temas de fondo que tiene en la mente y el corazón. No se los hace escribir ni dictar por otro. Quiere que sean suyos y respondan a su importante experiencia de pastor. De todas sus alocuciones me gustaría analizar una en particular, tal vez la más espontánea y significativa, que exteriorizó en su encuentro con los jóvenes argentinos en la Catedral de San Sebastián de Río de Janeiro. Allí comenzó diciendo así: «¿Qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Que acá adentro va a haber lío, va a haber. Que acá en Río va a haber lío, va a haber. Pero quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera… Quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos». Explicó que los jóvenes y los ancianos deben luchar juntos contra una sociedad excluyente dominada por un «humanismo financiero», que busca sólo el profit o propio provecho y así, consciente o no, se está suicidando porque margina su futuro, o sea los jóvenes, y su sabiduría, es decir los ancianos. Precisamente dijo: «Miren, yo pienso que, en este momento, esta civilización mundial se pasó de rosca, se pasó de rosca, porque es tal el culto que ha hecho al dios dinero, que estamos presenciando una filosofía y una praxis de exclusión de los dos polos de la vida que son las promesas de los pueblos. Exclusión de los ancianos, por supuesto, porque uno podría pensar que podría haber una especie de eutanasia escondida; es decir, no se cuida a los ancianos; pero también está la eutanasia cultural: no se les deja hablar, no se les deja actuar. Y exclusión de los jóvenes. El porcentaje que hay de jóvenes sin trabajo, sin empleo, es muy alto, y es una generación que no tiene la experiencia de la dignidad ganada por el trabajo. O sea, esta civilización nos ha llevado a excluir las dos puntas, que son el futuro nuestro». Por ello, hay que actuar y trabajar para cambiar este status quo.

Pero ¿cuál es la palanca de Arquímedes o el punto de inflexión para revertir este suicidio, especialmente en Occidente? Tal punto de apoyo es en definitiva la fe en Jesucristo. Con tonos kierkegaardianos, Francisco afirmó: «La fe en Jesucristo no es broma, es algo muy serio. Es un escándalo que Dios haya venido a hacerse uno de nosotros; es un escándalo, y que haya muerto en la Cruz, es un escándalo: el escándalo de la Cruz. La Cruz sigue siendo escándalo, pero es el único camino seguro: el de la Cruz, el de Jesús, la encarnación de Jesús. Por favor, no licuen la fe en Jesucristo. Hay licuado de naranja, hay licuado de manzana, hay licuado de banana, pero, por favor, no tomen licuado de fe. La fe es entera, no se licua. Es la fe en Jesús. Es la fe en el Hijo de Dios hecho hombre, que me amó y murió por mí. Entonces, hagan lío; cuiden los extremos del pueblo, que son los ancianos y los jóvenes; no se dejen excluir, y que no excluyan a los ancianos». Hijo de San Ignacio, el fundador de los ejercicios espirituales, el Papa Francisco plantea que la solución no pasa tanto por discurrir sobre la esencia del cristianismo, porque es relativamente fácil entender el umbral del misterio, sino sobre todo por practicar el ejercicio concreto de la fe y de la caridad, que es más difícil. En esto es existencial como Kierkegaard, quien decía que el cristianismo no tiene esencia sino una práctica a realizar en la “existencia”: la de hacernos contemporáneos con Cristo por la participación activa de su gracia y de la caridad de su Espíritu. «¡Señor Jesucristo!» —escribe Kierkegaard en el Ejercicio del cristianismo— «Tú no has venido al mundo para ser servido, luego tampoco para hacerte admirar o adorar en la admiración. Tú eres la vía y la vida. Tú has pedido sólo imitadores. Despiértanos luego si nos hemos dejado persuadir del torpor de esta seducción, sálvanos del error de quererte admirar o adorar en la admiración en vez de seguirte y aseméjanos a Ti».

Ahora bien, ¿cuál es el contenido y ejercicio propio de la fe para el Papa Francisco? Éstos son las bienaventuranzas y Mateo 25. Ante la pregunta de un joven: «¿Qué tenemos que hacer, Padre?», Francisco responde: «Mira, lee las bienaventuranzas que te van a venir bien. Y si querés saber qué cosa práctica tenés que hacer, lee Mateo 25, que es el protocolo con el cual nos van a juzgar. Con esas dos cosas tienen el programa de acción: las bienaventuranzas y Mateo 25. No necesitan leer otra cosa» (Catedral de San Sebastián, Río de Janeiro, jueves 25 de julio de 2013).

Y ¿por qué las bienaventuranzas? Porque en ellas está contenida toda la perfección de nuestra vida (tota perfectio vitae nostrae continetur), como ya decía San Agustín. En ellas el Señor nos explica su programa, su promesa y la retribución que Él nos dará, para satisfacer nuestra felicidad, aquello a lo que naturalmente aspiramos con todo nuestro ser y obrar. En suma, ellas explican e indican el camino y el premio final, o sea la recompensa de Dios que es en lo que consiste la verdadera felicidad. Felicidad a la cual todos aspiramos pero sólo merecen los que siguen y persiguen con perseverancia en el ejercicio concreto de su vida las Bienaventuranzas. Por ello, como Moisés puso por fundamento los mandamientos, así Cristo promulgó ante todo las beatitudes que son la síntesis, reducción y proyecto de toda la vida cristiana.

En general, todos aspiramos a la felicidad pero los seres humanos difieren a la hora de juzgar en qué consiste. Algunos la piensan de un modo, otros diversamente. La mentalidad actual, según el Papa, pone la felicidad en las cosas exteriores y materiales; peor todavía: en realidades artificiales como el dinero y las finanzas, que son el dinero virtual, los famosos «derivados», o sea títulos que derivan de otros trámites, juegos de azar entre el presente y el futuro, con lo cual cada vez representan un valor menos real y más aleatorio. El medio se convierte en fin, el futuro en presente, la realidad en posibilidad. Entre paréntesis, en esta visión nuestro Papa no sólo está inspirado en Francisco de Asís, sino también es muy de San Ignacio, que había ya entendido una cierta alma perversa del capitalismo moderno. Recordemos la meditación central de los Ejercicios Espirituales sobre las Dos Banderas: o eliges estar al servicio de Cristo o bajo el bando y el imperio de Mammona iniquitatis. Es más, San Ignacio, enseña allí también que Lucifer da instrucciones a los demonios a que primero hayan de tentar de codicia de riquezas, para que más fácilmente vengan a caer en el vano honor del mundo y de allí a todos los demás vicios (EE 139-142).

Así, otros muchos buscan el dinero no sólo por sí mismo sino también para satisfacer el propio capricho. No sé si han observado que en general es característico de los multimillonarios ser caprichosos. Ya lo subraya el Eclesiástico: «Es feliz quien vive como quiere» (Eccle. 3, 12). Estas dos falsas opiniones sobre la felicidad humana, aquella que se asienta en el dinero y aquella que se propone seguir el propio capricho, llevan a la corrupción, que según el Papa Francisco es hija de Satanás. Más aún, la corrupción es el Anticristo mismo, porque ésta produce estructuras de pecado que corrompen el mundo con formas de criminalidad nunca vistas. Se trata de la «globalización de la indiferencia» hacia la persona humana y el bien común que el Papa ha denunciado en su homenaje a los inicuamente muertos del mar en Lampedusa: «La cultura del bienestar, que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros, nos hace vivir en pompas de jabón, que son bonitas, pero no son nada, son la ilusión de lo fútil, de lo provisional, que lleva a la indiferencia hacia los otros, o mejor, lleva a la globalización de la indiferencia. En este mundo de la globalización hemos caído en la globalización de la indiferencia. ¡Nos hemos acostumbrado al sufrimiento del otro, no tiene que ver con nosotros, no nos importa, no nos concierne!» (Homilía, campo de deportes Arena, lunes 8 de julio de 2013).

Otros menos hoy, un poco más dignos en esta escala de errores, creen que la felicidad consiste en tener una vida activa según una aurea mediocridad y una comodidad burguesa mundana. Otros, en fin, en discusiones teóricas estériles que el Papa cualifica como «mundanidad espiritual». Todas estas opiniones son falsas y dañosas. El Papa Francisco, siguiendo a Cristo en el Sermón de la Montaña, las combate y reprueba con decisión, pasión y coraje.

La falsa opinión más difusa actualmente es trastocada o mejor trasformada y dada vuelta como un guante, (capovolta, como dicen los italianos con una palabra difícil de traducir) por la beatitud que el Papa Francisco considera central, tal como lo es el consejo del mismísimo Cristo sobre la pobreza: «Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos» (Mt 5, 3). San Lucas, el amigo de los marginados del imperio romano, es más neto: «¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!» (Lc 6, 20). A los que piensan que al reino de los cielos se puede llegar por la vía de las riquezas, mediante las cuales se obtienen también las máximas dignidades de este mundo, el Señor, sí, promete el Reino que comprende las riquezas y dignidades, pero por la vía opuesta, que es la de la pobreza y el servicio. No se trata de dominar sino de servir. Vemos que por las riquezas el ser humano adquiere el poder de cometer cualquier pecado y de satisfacer el deseo de cualquier pecado: porque el dinero le puede ayudar a obtener cualquier bien temporal, según ya nota Qo 10, 19, «Todo obedece al dinero», y el gran Quevedo, «Poderoso caballero es don dinero. Madre, yo al oro me humillo, Él es mi amante y mi amado, Pues de puro enamorado. Anda continuo amarillo».[1] El Papa está justamente preocupado por el creciente fenómeno de la criminalidad, ante todo financiera, pero ulteriormente de sus consecuencias deletéreas, como el crimen horroroso del tráfico humano que se ha extendido con la «globalización de la indiferencia». Se habla de 2 millones de niños y niñas que desaparecen anualmente para satisfacer el creciente mercado sexual global de los ricos, el turismo sexual. Desde que en 2003 se instituyó el Protocolo internacional de Palermo contra el tráfico humano, hay más de veinte millones de desaparecidos por este motivo, y esta cifra es solamente la punta del iceberg.[2]. En este sentido, es claro que la codicia de las riquezas es la raíz de todos los pecados, como dice San Pablo, seguido por San Ignacio y San Francisco. El Papa Francisco ve esta conexión muy claramente: «El sufrimiento de inocentes y pacíficos no deja de abofetearnos; el desprecio a los derechos de las personas y de los pueblos más frágiles no nos son tan lejanos; el imperio del dinero con sus demoníacos efectos como la droga, la corrupción, la trata de personas —incluso de niños— junto con la miseria material y moral son moneda corriente» (Homilía del Card. Bergoglio, Misa Crismal, 28 de marzo de 2013). En el encuentro que actualmente estamos organizando en la Academia sobre el tráfico humano, un psicólogo nos va a explicar cómo la riqueza de algunos pocos ha producido la patología psicológica del mercado sexual a nivel global. Como decía Santo Tomás, hay una conexión profunda entre los vicios capitales de modo que uno llama y lleva al otro.

Por ello, «Felices los pobres». ¿Pero quiénes son los pobres realmente? Ante todo, son los humildes que se estiman pobres. En verdad, aquellos que son verdaderamente humildes, se reconocen pobres no sólo de las cosas exteriores sino también de las realidades interiores. El maestro de esta actitud es Jesús: «Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón» y «hallaréis descanso para vuestras almas» (Mt 11, 29). También: «Tened los mismos sentimientos que Cristo Jesús, el cual siendo de condición divina, no retuvo avaramente ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo» (Fil 2, 6). Al reino de los Cielos se puede llegar solamente por la vía de la pobreza y de la humildad. Pero ¿qué quiere decir «pobres de espíritu» o «alma de pobres», como incorrectamente se traduce ahora? No se trata de los pobres por necesidad o circunstancias trágicas de la vida. Como decía Paul Ricœur, estamos de la parte de los pobres si combatimos esta pobreza, que las más veces desenmascara la injusticia humana. O sea, la pobreza que oprime una parte importante de la humanidad contemporánea debe ser combatida enérgicamente. Aquí habría que abrir un capítulo serio respecto del fin de la economía y del error de las muchas teorías e ideologías económicas que no ponen en el centro la persona humana, la justicia y el bien común. Tanto el marxismo de los medios de producción en manos del Estado como el neoliberalismo del mercado sin límites son condenados por la doctrina social. Hoy hay injusticia evidente en muchos países, sobre todo en aquellos que no tienen raíces cristianas y católicas, pero si uno considera el mundo como un todo, o sea en sentido global, hay una evidente injusticia internacional donde los países más ricos se aprovechan de los más pobres con la prepotencia de “o esto o nada”. Uno de los síntomas más claros es el creciente drama del hambre en el mundo ya denunciado por Pablo VI ante las Naciones Unidas en el lejano 4 de octubre de 1965 con el famoso pedido de «consagrar a la asistencia de los países en desarrollo una parte, por lo menos, de las economías que puedan realizarse mediante la reducción de los armamentos» (Discurso a los representantes de los Estados). En este drama, cuántas promesas incumplidas hay desde entonces, que son también tremendas injusticias que ofenden la conciencia humana. No sólo hambre y promesas incumplidas, sino además injusticia por falta de redistribución internacional. Se piense también a la arbitrariedad en el manejo de las deudas soberanas. Para quienes viven en países con mercados emergentes o en desarrollo y se sienten injustamente tratados por los países avanzados, esta continua arbitrariedad, que es injusticia grave, es un motivo más para el descontento frente un tipo de globalización administrada para servir a los intereses de los países ricos (especialmente, a los intereses de sus sectores financieros).

Los pobres por necesidad o circunstancias no siempre son felices, sino lo son aquellos que lo hacen por deliberada elección espiritual. San Pablo, patrono celeste del Colegio, dice que el «aparecer de la gracia de Cristo» nos enseña a «vivir con sobriedad, justicia y piedad en este mundo» (Ti 2,12). Sobriedad, es decir, utilizar la medida de la razón en el uso de los bienes del mundo y de nuestras acciones y pasiones. Justicia, o sea, vivir según un comportamiento digno hacia nuestro prójimo, considerando al otro como a uno mismo, una persona como yo soy persona, luego un fin y jamás sólo un medio para mí. Piedad, a saber, comportarse con la toma de conciencia de la existencia de Dios y de su presencia en mí más que yo a mí mismo, y de su infinita Providencia respecto a mí y a mis hermanos.

De estos pobres o sobrios por elección hay quienes poseen riquezas pero no las ponen en el centro del corazón, porque son magnánimos y desprendidos. Es difícil, lo dice el mismo Señor en el Evangelio de San Marcos: «‘¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!’ Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: ‘Hijos míos, ¡Qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios’» (Mc 10, 23-25).

Otros, ni tienen muchas riquezas, ni éstas tampoco afectan a su corazón. Esta situación es más segura, porque la mente fácilmente se separa de las realidades espirituales por el peso terráqueo de las riquezas y las exigencias de su administración. Por ello, estos últimos son dichos propiamente pobres en espíritu, porque son, en virtud de la gracia de Cristo y de los dones de su Espíritu, pobres con una pobreza que está sobre el modo humano de vivir, o sea más allá del modo natural: ellos son los hombres y las mujeres verdaderamente felices a los que el Señor alude cuando dice: «Felices los pobres». En realidad, para que el hombre y la mujer desechen todos los bienes de este mundo al punto tal de no apreciarlos en modo alguno, se necesita vivir de un modo heroico y sobrehumano[3], es decir, como verdaderos discípulos de Cristo, pobre y magnánimo a la vez[4]. Esta pobreza distingue la ley nueva de la antigua e incluso de otras religiones hoy muy presentes y las más veces agresivas. Moisés lo primero que hace es prometer riquezas temporales (Deut. 28, 1), Cristo en cambio pone a fundamento de la felicidad el «contemtu divitiarum temporalium», o sea el franciscano «sposalizio con Madonna povertà». Los beatos todos poseen esta pobreza que proviene de la excelencia de la caridad.

La opinión de aquellos que ponen la felicidad en la satisfacción egoísta del propio apetito o capricho es censurada por la beatitud: «Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia». Hay que saber que nuestro apetito es triple. Está el llamado irascible que ambiciona la venganza contra los enemigos, y esto está reprobado por el Señor con la beatitud que enseña: «Felices los pacientes (beati mites), porque recibirán la tierra en herencia» (Mt 5, 4). Luego, el apetito concupiscible, cuyo bien es gozar y deleitarse al infinito. Esto el Señor lo condena y lo gira completamente cuando dice: «Felices los afligidos (beati qui lugent), porque serán consolados» (Mt, 5, 5). Aquí la voluntad es doble en su propósito de gozo infinito: primero, quiere que no haya ley superior que pueda coaccionarla en la búsqueda de la corrupción; segundo, desea que el otro sea como subordinado o súbdito de sí mismo. Todo lo opuesto al otro como yo mismo o al yo mismo como otro, del que ya hablaba Aristóteles y hoy re-propone la ética contemporánea (P. Ricœur, J. Marías): se desea dominar y no servir o «ministeriar». Ya Benedicto XVI, justamente en la Misa en la que ordenó Obispo al nuevo Secretario de Estado, Pietro Parolin, antes de partir para Venezuela como nuncio, dijo: «El sacerdocio no es dominio, sino servicio». Más aún, las personas «en la sociedad civil y, no raramente, también en la Iglesia sufren por el hecho que muchos a quienes se les ha conferido una responsabilidad trabajan para sí mismos y no para la comunidad».

El Señor doblega ambas injustas actitudes. La de no subordinarse a ley alguna derramando corrupción, con la beatitud: «Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados» (Ib., 6). La justicia de dar a cada uno lo suyo es la virtud social por excelencia y nunca será perfecta en esta vida, por ello hay que «tener hambre y sed permanente». El remedio contra el deseo del dominio es la beatitud: «Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia» (Ib., 7). Así yerran tanto los que ponen la felicidad en las cosas exteriores, y sobre todo en el dinero, como los que la ponen en la satisfacción del apetito del gozo y deleite mundano que enferma o corrompe. Son necesarias la justicia y la misericordia juntas siempre, porque la justicia sin misericordia es crueldad y la misericordia sin justicia es la madre de todas las disoluciones morales. Como dice el Papa Francisco, la misericordia es tener el corazón lleno de ternura con la miseria del prójimo, particularmente de los excluidos del banquete de la vida, sea de los bienes materiales o espirituales. Tenemos misericordia de la miseria de los otros cuando la sentimos como nuestra, cuando nos inclinamos a ayudar y hacemos un gesto de ternura. De la miseria nuestra nos dolemos y normalmente vemos cómo poder salir. Luego somos verdaderamente misericordiosos cuando tratamos de consolar la miseria del otro, de mi prójimo, del mismo modo que lo hacemos con la nuestra. Es doble la miseria del prójimo. Primera, la de no poseer los bienes necesarios para la vida, la salud, la educación, el trabajo, la seguridad social, la igualdad de oportunidades. Y aquí debemos tener un corazón misericordioso según el dictado de San Juan: «Si alguien vive en la abundancia, y viendo a su hermano en la necesidad, le cierra su corazón, ¿cómo permanecerá en él el amor de Dios?» (1 Jn, 3,17). La segunda miseria es peor, porque el ser humano por el pecado se hace miserable sea como individuo o como miembro de la sociedad. Así como la felicidad es hacerse virtuoso y salvar a otros, la miseria más deletérea es hacerse vicioso o corrupto y corromper a otros. De aquí que cuando con el debido modo amonestamos a los corruptos para que se revean, obramos también la misericordia de Dios: «Al ver a la multitud, Jesús tuvo misericordia» (Mt 9, 36).

«Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios» (Mt 5, 8). Esta beatitud es una de las más necesarias en nuestros días llenos de tentaciones especialmente carnales. Es necesario tener el corazón puro, como que es el templo de Dios, especialmente respecto de la pureza de la carne: nada impide tanto la elevación hacia Dios como la impureza. Tal vez aquí como en ningún otro campo las mujeres tienen una misión especial. Ya lo había profetizado el Padre Etcheverry Boneo. Las virtudes morales ayudan a la vida espiritual, y particularmente la castidad. Los santos que están repletos de justicia, de caridad y de su efecto que es la semejanza con Dios, conocen mejor que nadie el corazón humano y entran en contacto directo con Dios, ven a Dios, lo experimentan.

«Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5, 9). Ésta es la séptima bienaventuranza según San Mateo. En el fondo, la vida espiritual dispone a dos realidades: a la visión de Dios y a su amor. Así como la pureza del corazón dispone a la visión de Dios, la paz nos lleva al amor de Dios y del prójimo, porque por ella somos llamados y somos realmente hijos de Dios sin aditamentos, participamos de la filiación del Hijo natural, Jesucristo. Así, por la paz nos disponemos al amor del prójimo como a nosotros mismos. Es importante observar que el premio de ser «hijos de Dios» viene dado a los pacíficos y a los que «son perseguidos por practicar la justicia» porque «a ellos les pertenece el Reino de los Cielos», que es lo mismo. En realidad, todas las beatitudes precedentes se reducen a estas dos, y éstas producen el efecto de todas las otras, que son como sus preámbulos. ¿Quién obra con la pobreza de espíritu, el llanto, la mansedumbre, sino aquel que tiene el corazón puro? ¿Quién con la justicia y misericordia sino el que busca la paz? La paz de Dios no la pueden dar sino los santos que tienen el corazón puro y buscan la paz. Tal paz verdadera, el mundo no la puede dar. Por ello, son muchas las razones por las que los pacíficos y pacificadores son llamados hijos de Dios. La primera, porque los pacíficos tienen el oficio del hijo de Dios que vino al mundo para congregar a los dispersos. La segunda, porque la paz de la caridad nos lleva al reino eterno, al que están llamados todos los hijos de Dios, y es ya un real anticipo. En fin, la tercera, porque por la caridad y la gracia el ser humano se asemeja a Dios, y donde reina la paz, no hay resistencia a Dios, que es lo contrario de la paz. Resistir al sol divino, esconderse a su luz y amor, cerrar el horizonte de la trascendencia, es lo contrario de la paz. El hombre contemporáneo no tiene paz porque tiene cerrado el horizonte de lo eterno.

Es notable ver cómo estas beatitudes se pertenecen unas a otras y se superan recíprocamente: cuanto más se es misericordioso, más se es justo y viceversa; cuanto más se es pacificador, más se es hijo de Dios y viceversa. Hay una circularidad gradual entre ellas: una lleva a la otra, y ambas se perfeccionan mutuamente.

En fin, el Señor propone la octava bienaventuranza que de alguna manera significa la perfección de todas las precedentes. El ser humano es perfecto cuando a causa de la persecución no desiste en nada de realizar el ejercicio de las beatitudes: «El horno pone a prueba los vasos del alfarero, y la prueba del hombre está en la tribulación» (Eccl 28, 5). La bienaventuranza dice: «Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos». Pero uno se puede preguntar si no hay una contradicción con el mensaje de «Felices los pacíficos», porque es evidente que la persecución turba el estado de paz o lo imposibilita totalmente. Respondemos que la persecución es la causa de la remoción de la paz exterior, pero no de la interior que poseen los pacíficos. En este caso, la persecución en sí misma no es la esencia de la felicidad, sino su ocasión externa. Pues se dice “por” o sea a causa de practicar la justicia. Lo que nos hace felices en Cristo es el ejercicio concreto de la justicia. A esta beatitud hace de pendant San Pedro que escribe: «Dichosos ustedes, si tienen que sufrir por la justicia» (1 Pt 3, 14). Es de notar que no se dice a causa de los ateos, secularizados o no creyentes, ni se habla del motivo de la fe como en los mártires clásicos, sino que se indica solamente como razón de la persecución la práctica de la justicia, que es la virtud social por excelencia.

Y esto nos lleva a Mateo 25, 32 ss, que es bueno recordar y transcribir: «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver». Los justos le responderán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?». Y el Rey les responderá: «Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo». Luego dirá a los de su izquierda: «Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber, estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron». Éstos, a su vez, le preguntarán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?». Y él les responderá: «Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo». Éstos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna». Sabemos que el Papa Francisco insiste justamente en señalar que éste es el protocolo con el que seremos juzgados. Iré a lo esencial por la exigencia del tiempo.

Ante todo, el Rey, Jesucristo, bien representado en el Juicio final de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, dice «benditos de mi Padre», porque es Dios la fuente y madre de quien recibimos todas las gracias y los dones que tenemos, sean naturales o gratuitos. Son dos las causas de nuestra felicidad o bienaventuranza: una, por parte de Dios Padre, que es su bendición; otra por parte nuestra, que es el mérito asentado en nuestra libertad de aceptar la bendición de Dios. No debemos ser indolentes, sino cooperadores con el don de Dios, «por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue vana en mí» (1 Cor 15, 10). Todo cristiano, por tanto, sabe bien que debe hacer todo lo que esté a su alcance, pero que el resultado final depende de Dios y de su bendición: esta convicción lo debe sostener en la realización diaria de las bienaventuranzas, especialmente en las situaciones difíciles y en la persecución por realizarlas. A este propósito, San Ignacio de Loyola nos enseña en la modernidad la mejor regla para actuar poniendo todo en Dios como causa primera, y todo en la libertad humana, sostenida por la gracia, como causa segunda: «Actúa como si todo dependiera de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios»[5].

Uno se puede preguntar por qué siendo tantas las posibles acciones meritorias, el Señor propone aquí como protocolo y criterio de salvación las obras de misericordia con el prójimo. Algunos han interpretado esto sugiriendo que con el sólo hacer las obras de misericordia, uno se salva, aunque cometa muchos pecados, un poco parecido a aquello de: «cree fuerte y peca más fuerte» (Esto peccator et pecca fortiter, sed fortius fide et gaude in Christo). Pero sabemos por Pablo que no es así: «Los que obran el pecado, dignos son de la muerte» (Rm 1, 32), y en Gálatas, después de enumerar los pecados carnales, dice «tales no poseen el reino de Dios» (5, 21). Luego, esta interpretación es ilusoria. Naturalmente, puede ser que uno se abstenga de pecar y haga penitencia, y así por la limosna, se libere del pecado y se salve. Pues la limosna debe empezar desde nosotros y desde el fondo de nuestro corazón. El Papa Francisco insiste siempre en el consejo que daba como confesor: haz limosna y mírale la cara con cariño al ayudado. Y si uno es ateo, como el caso del fundador del exitoso diario italiano La Repubblica, Eugenio Scalfari. ¿Qué hacer? Sabemos que el Papa Francisco, con Santo Tomás, le ha respondido recientemente por carta que debe seguir su conciencia que indica como primer postulado: hacer el bien y evitar el mal. Hay una anécdota significativa de su sucesor en la sede de Buenos Aires, que contó Mons. Polli mismo en el almuerzo para celebrar el palio. Este último salía apurado de la arquidiócesis para llegar puntual a una comida, y un indigente se le cruza pidiéndole ayuda. Mons. Polli se disculpa «Tengo sólo estos cincuenta pesos, que es el costo del viaje en taxi que debo emprender». Mientras tanto llega el taxi, y ante la insistencia de esta persona, Mons. Poli le promete: «Vení mañana, que te los daré, sin falta». La persona indigente, entonces, empieza a gritar: «¡Volvé, Bergoglio; volvé!». El Cardenal tenía mano generosa; daba a todos, siempre.

Pero ¿por qué Cristo se refiere a estas obras más que a otras? Según San Gregorio, porque éstas, que él interpreta como las mínimas, suponen las otras: si no se hacen las cosas primarias que exige el amor natural, mucho menos las mayores. San Agustín afirma que todos pecamos en este mundo, pero no todos nos condenamos. Quien hace penitencia y promete satisfacer mediante las obras de misericordia, se salva. Como veremos, el Papa Francisco señala que bajo las obras de misericordia todas las obras buenas están incluidas. Así, cuando realizamos una bienaventuranza cumplimos nuestro deber de caridad hacia el prójimo. Por ello, cuando se hace bien al prójimo, ante todo se beneficia uno mismo. Y no pensemos solamente en la limosna corporal sino también en la espiritual. Todo lo que el ser humano hace en favor del prójimo, redunda en bien de sí mismo, y todo lo que hay que hacer está como contenido en las obras de misericordia.

Ahora, ¿por qué los justos responden con admiración: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?» Ante todo, ellos están admirados de la sentencia del Señor por sincera humildad, pero no sólo eso.

La respuesta del Señor indica el nuevo enfoque evangélico que revoluciona todas las categorías precedentes: «Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo». ¿Por qué? Ante todo, porque todos somos hermanos: somos un cuerpo del cual Cristo es la cabeza y nosotros sus miembros o en acto o en potencia.

Pero, ¿todos los seres humanos son hijos de Dios? Sí, todos, buenos y malos al menos por participar de la común naturaleza humana que nos hermana; y no pocos por participar de la gracia de Cristo, que nos hace ser «conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios» (Ef 2,19). ¿Pero estamos llamados a obrar el bien a todos? Sí, a todos, porque Cristo «es primogénito de muchos hermanos». Y a todos ellos debemos misericordia y servicio. El Apóstol dice: «mientras estemos en el tiempo obremos el bien a todos» (Gal 6, 10). En el fondo, todos estamos llamados a participar de la gracia de Cristo, sea en acto o en potencia.

¿Por qué preferencialmente a los más pequeños? Porque ellos son los miembros más necesitados, menesterosos y carenciados del cuerpo de Cristo. Son las llagas vivas de su carne. Ejerciendo la caridad para con «los más pequeños», la hacemos a Cristo mismo sufriente hasta el fin de los tiempos en ellos. Como el Papa Francisco ha dicho durante la reciente canonización de la Santa mexicana Guadalupe García Zavala, «esto se llama ‘tocar la carne de Cristo’. Los pobres, los abandonados, los enfermos, los marginados son la carne de Cristo. Y Madre Lupita tocaba la carne de Cristo y nos enseñaba esta conducta: no avergonzarnos, no tener miedo, no tener repugnancia a tocar la carne de Cristo. Madre Lupita había entendido qué significa eso de ‘tocar la carne de Cristo’».[6] Ésta es la novedad de Francisco, que siempre la vivió como cristiano, sacerdote y obispo, y ahora la quiere consumar como Papa. ¡Muchas gracias!

Marcelo Sánchez Sorondo

[1] Francisco de Quevedo y Villegas, Poderoso Caballero es Don Dinero, letrilla burlesca, 1632. Para Santo Tomás de Aquino, «el deseo inmoderado de poseer» se llama avaricia (S. Th., II-II, 118, 2), que define también como «el amor desordenado de la pecunia (dinero)» (In I Tim., 6, 10, Torino 1953, p. 259, n° 251). Esto lleva al lucro como fin en sí, que es una búsqueda desenfrenada de la riqueza «que no conoce límite sino que tiende al infinito (quae terminum nescit sed in infinitum tendit)» (S. Th., II-II, 77, 4).

[2] Cf. el reciente informe UNODC 2012 Report on Trafficking, la Organización Internacional del Trabajo estima que desde 2003 «globalmente, 20,9 millones de personas fueron víctimas de trabajo forzado. Esta estadística incluye también las víctimas de la trata de personas para la explotación sexual», pág. 1.

[3] Santo Tomás de Aquino explica en un modo convincente que el deseo desordenado de los bienes de este mundo deriva de la carenciada condición humana: «la avaricia se dice incurable a causa de la condición del sujeto, porque la vida humana está continuamente expuesta a la privación. Toda insuficiencia incita a la avaricia. Pues la razón de la búsqueda de los bienes temporales es la de subsidiar a la indigencia de la vida presente» (De Malo, 13, 2 ad 8).

[4] «Cristo, por el simple hecho de haber estado desapegado de todas las riquezas (omnes divitias contempsit), demostró en sí mismo el grado supremo de liberalidad y magnificencia. Aunque también ejerció un acto de liberalidad conforme a sus posibilidades, ordenando que se entregasen a los pobres las cosas que a él le daban; por eso cuando el Señor dijo a Judas, según Jn 23, 27, lo que vas a hacer hazlo pronto, los discípulos pensaron que el Señor le había mandado dar algo a los pobres (v. 29)» (Santo Tomás de Aquino, S. Th., III, 7, 2, ad 3).

[5] Cf. Pedro de Ribadeneira, Vida de San Ignacio de Loyola.

[6] Homilía del Santo Padre Francisco, 12 de mayo de 2013, 

Collegamenti

Marcelo Sánchez Sorondo

Data di nascita 8 settembre 1942 Luogo Buenos Aires (Argentina) Nomina 5 ottobre... Continua